IDavinci_Imagotipo_Horizontal

Informe Motivado Vinculante: clave para definir un proyecto como I+D+i

Si tienes un proyecto I+D+i y te has planteado solicitar una deducción fiscal, uno de los puntos clave que debes que tener en cuenta es la justificación de ese proyecto y para ello el Informe Motivado Vinculante (IMV) es esencial por la seguridad jurídica que ofrece.

Justificar la I+D+i de los proyectos no siempre es fácil, por eso son tan importantes estos documentos que demuestran que un proyecto ha sido auditado a nivel técnico y económico y que cumple con las características para optar a los beneficios fiscales.

Estos informes sirven tanto para proyectos que ya estén iniciados, como los que todavía no han comenzado a ejecutarse.

Si quieres saber más sobre los IMV, nosotros te lo contamos al detalle.

Tabla de contenidos

Qué es el IMV y para qué se solicita

El IMV es un documento oficial que califica las actividades de un proyecto para valorar si es I+D+i. Este informe contiene un resumen detallado del proyecto, junto con el personal dedicado a desarrollarlo y todos los gastos asociados.

Cuando una empresa certifica, a través de una entidad acreditada por ENAC, las actividades desarrolladas durante la anualidad que dicta el Impuesto de sociedades como I+D o IT, puede solicitar un Informe Motivado Vinculante.

El Informe Motivado Vinculante (IMV) se creó en conjunto por el Ministerio de Economía y Competitividad, Tesorería y Hacienda para reducir el nivel de incertidumbre que puedan tener las empresas a la hora de aplicar deducciones fiscales asociadas a la I+D+i en el impuesto de sociedades.

Los IMV garantizan que un proyecto de I+D+i ha sido auditado técnica y económicamente. Estos informes no son imprescindibles para la aplicación de las deducciones fiscales, ya que se pueden obtener valoraciones a través de otros métodos, pero sí son muy recomendables, puesto que con ellos se califican los proyectos como actividades de I+D o IT aportando plena seguridad jurídica ante organismos como la Agencia Tributaria o la Seguridad Social.

De esta manera, las empresas pueden acceder a incentivos fiscales tales como:

Deducciones fiscales por I+D+i, hasta el 42% por actividades de I+D y hasta 12% para actividades de Innovación Tecnológica.

Monetización de deducciones fiscales. Con este informe, las empresas pueden solicitar la devolución monetaria de la deducción con una quita de un 20% de la cuantía concedida.

Bonificaciones por Personal Investigador. Aprovechando este incentivo, las empresas pueden reducir hasta en un 40% las aportaciones empresariales a las cuotas de la Seguridad Social por contingencias comunes de los empleados dedicados a la I+D. Además, si eres una pyme innovadora, podrás combinar las Deducciones fiscales por I+D+i y las Bonificaciones a la Seguridad Social por personal Investigador.

Quién puede solicitar un IMV

Cualquier empresa, de cualquier tamaño, que realice actividades de I+D+i.

Tipos de Informes Motivados

Hay varios tipos de Informe Motivado Vinculante, que dependen de la finalidad con la que se solicita el proyecto de I+D+i en cuestión. 

Informes

Si estás optando por una deducción fiscal

     1. Informe técnico de contenido y primera ejecución: Incluye la evaluación del proyecto según su naturaleza técnica, aspectos formales, los gastos efectuados y la coherencia de los mismos.

     2. Informe técnico de seguimiento: Evalúa la ejecución anual de un proyecto planificado para varios años.

     3. Informe técnico de contenido ex ante: Evaluación de un proyecto previamente a su ejecución. Permite que las empresas tengan una garantía de las deducciones fiscales a las que pueden optar entes de iniciar el proyecto.

Si quieres optar por bonificaciones a la Seguridad Social por Personal Investigador

     4. Informe técnico de personal investigador: Acredita qué personas se dedican exclusivamente a tareas de I+D+i en la empresa.

Los informes de tipo ex ante se suelen utilizar para obtener certeza en la desgravación de futuros gastos en el año fiscal actual en base a un proyecto de tipo I+D+i que todavía no ha comenzado a ejecutarse.

Por otra parte, la ley permite desgravarse sobre el impuesto de sociedades, proyectos realizados en los últimos 18 años, sin embargo, no podrá solicitarse IMV y deberá únicamente ser certificado por una Entidad Certificadora autorizada por ENAC.

Cómo se consigue un IMV

En primer lugar se emite un informe técnico-económico, no vinculante, por una entidad certificadora acreditada por ENAC. Con la presentación de este informe ante el Ministerio de Economía a Competitividad y tras estudiar la información, emite un IMV con el que se podrán justificar las deducciones fiscales por I+D+i frente al Ministerio de Hacienda o Tesorería de la Seguridad Social. El IMV es gratuito pero la cuantía de la certificación técnico-económica dependerá de cada proyecto.

IMV

No todas las empresas aplican sus deducciones fiscales en el impuesto de sociedades acompañadas de un IMV, algunas optan por un informe técnico-económico para justificar proyectos de no muy alto presupuesto, que de otra manera, no podrían aplicar en su impuesto debido a los costes asociados a certificación y consultoría. Nosotros recomendamos solicitar el informe técnico con proyectos superiores a 200.000€.

Se realizará un único informe para toda la duración del proyecto. Si una empresa realiza diferentes proyectos cada proyecto tendrá su informe. En el caso de los proyectos en cooperación se emitirá un informe por cada uno de los socios del consorcio. Los informes deberán se individuales por proyecto y año.

El  Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN) es el organismo que proporciona este IMV. El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) también está certificado como entidad emisora, pero sus IM son de tipo ex ante, proyectos aún no realizados.

La fecha límite para solicitar un IMV es el 25 de julio de cada año en caso de año fiscal natural, o a los 6 meses y 25 días naturales posteriores a la conclusión del período impositivo, en general.

Las empresas que estén obligadas a obtener un IMV de personal investigador (con más de 9 trabajadores como personal investigador, durante más de 3 meses), deberán conseguirlo antes del día 30 de junio de cada año.

 

Ya hemos visto que el Informe Motivado Vinculante es un elemento clave a la hora de definir un proyecto como I+D+i y poder optar a las ventajas fiscales que la administración ofrece para incentivar la innovación.

Si te ha quedado alguna duda sobre los IMV, déjanos tus preguntas en comentarios o contáctanos. En IDavinci podemos presentar un plan estratégico I+D+i que te permita aprovechar todos los beneficios a corto, medio y largo plazo que se adapten a tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Prefieres que hablemos?
Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto y
uno de nuestros expertos contactará contigo lo antes posible