IDavinci_Imagotipo_Horizontal

Impresión 3D de edificios – La nueva forma de construir más sostenible

Durante los últimos años, la impresión 3D está alcanzando cuotas de innovación muy elevadas. Esta herramienta está en auge y cada día toma más relevancia en sectores completamente diferentes a lo largo de todo el planeta. En este caso hablamos de los edificios construidos a través de impresoras 3D. Las ventajas de construir edificios usando impresoras 3D hacen que la producción sea más barata, eficiente y rápida. Con la inauguración en Dubai de un «Centro Global de Impresión 3D», se quiere afrontar la creciente demanda de infraestructuras desarrolladas con esta tecnología. Estas ventajas son muy apetecibles para cualquier empresa del sector de la construcción ya que permite tener una capacidad de respuesta más rápida ante imprevistos o incluso catástrofes naturales.

¿Cómo se lleva a cabo?

El proceso de impresión se realiza a través de capas, al igual que con la impresión 3D tradicional. El diseño se divide, previa y virtualmente, en esas diferentes capas y se envía, en forma de código informático, a una impresora 3D para comenzar la impresión. Cada pared va construyéndose de manera progresiva de forma que la impresora moldea y aplana una mezcla de cemento con la cantidad precisa para que el muro quede fuerte y compacto sin necesitar ladrillos. A partir de la información obtenida, la máquina es capaz de crear capa a capa de forma automática y mediante la adición de un material (plástico, metálico y/o cerámico entre otros) casi cualquier objeto sólido ya sea un recambio o, en este caso, las paredes de un edificio.

¿Qué ventajas ambientales produce la impresión de edificios 3D?

La impresión 3D produce grandes beneficios ambientales ya que optimiza el consumo de recursos, casi no genera residuos y la logística de producción y de transporte pueden reducirse mediante la descentralización. Por otro lado, se evitan el encofrado y los desechos al permitir repetir el proceso de ejecución de forma automática, además abaratar los costes. Todo esto ayuda a que la impresión 3D de edificios sea más sostenible que la construcción tradicional.

En definitiva, la minimización de los tiempos de construcción, el abaratamiento de los costes, la reducción de los desechos, el bajo consumo de energía y la poca huella de carbono de todo el proceso son algunas de las principales ventajas que está obteniendo el sector de la construcción tras implantar la impresión 3D como una técnica principal en sus diseños y desarrollos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Prefieres que hablemos?
Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto y
uno de nuestros expertos contactará contigo lo antes posible