IDavinci_Imagotipo_Horizontal

Cultura Corporativa: haz diferente a tu empresa

Si miramos la definición más técnica, la cultura corporativa es el conjunto de símbolos, creencias, valores, costumbres y prácticas de un grupo de personas que forman parte de una organización.

En resumen, la cultura corporativa son los valores y las actitudes predominantes que caracterizan a una compañía. Está determinada por diversos factores como la personalidad de sus empleados y directivos, la historia de la entidad, las relaciones jerárquicas o la imagen proyectada sobre sus clientes reales y potenciales. El tamaño también es un factor muy importante ya que se asume que una organización de grandes dimensiones tiende a contar con una estructura bien definida, en cambio, las empresas más pequeñas son más flexibles ante cualquier cambio de roles y responsabilidades. La cultura corporativa se deriva de las personas que la forman e influye directamente en sus resultados. Su origen se basa en la necesidad básica de los seres humanos de pertenencia, es decir, querer sentirnos parte de un grupo.

Desde el punto de vista de la digitalización, una buena cultura corporativa dinamiza este proceso y aminora los efectos adversos. Cada empresa es única y, por lo tanto, su cultura también. Es algo que no se puede copiar ya que cada empresa contiene una historia diferente, con unos personajes diferentes en un contexto único.

Los diferentes espacios laborales no deben ser lugares a los que los trabajadores no quieran acudir. La cultura corporativa no puede aumentar el agobio o la carga de trabajo que pueden tener los empleados. Al contrario, debe diseñarse para aliviar el estrés relacionado con el trabajo.

Su influencia es muy grande. Alinea intereses personales, valores empresariales y estrategias con el objetivo de que se multipliquen las capacidades de la organización. Esto se revierte en un aumento de la producción y en una mejora del ambiente laboral. La importancia de la cultura de una empresa reside en que es la fórmula que guía al equipo, que motiva a los empleados y que atrae a los clientes. Además, para cumplirla, bastará con ser coherente con lo que se haya definido previamente. Por lo tanto, la cultura corporativa puede cumplir un papel determinante en el éxito o el fracaso de una organización.

Es vital tener una estrategia clara y definida para obtener una cultura de empresa que compartan todos los empleados. Para ello es primordial tener claros los valores, objetivos y la misión de la compañía. Esta estrategia es transversal a la organización ya que su impacto es notable en todos los departamentos. Por ejemplo, desde la selección y contratación de los nuevos empleados se debe observar si estos encajan desde el principio con la cultura establecida por la organización a la que se van a incorporar. Igualmente ocurre con la política laboral con la que se cuidan y gestionan las relaciones de los trabajadores.

Pero la cultura no es algo estático, puede y debe evolucionar con los cambios del entorno, las nuevas oportunidades y las demandas del mercado. Ya no solo se puede promulgar y tener una cultura corporativa en el lugar de trabajo predefinido para ellos, como puede ser un edificio, unas oficinas…etc. Al instaurarse el teletrabajo, esta cultura también debe ser promulgada y adoptada por los empleados desde sus domicilios. Las empresas con culturas arraigadas son signo de una fuerte unión en la mentalidad y la influencia de sus empleados, estén o no compartiendo el mismo espacio físico.

A día de hoy, una cultura corporativa positiva es algo difícil de encontrar. A pesar de esto, una cultura organizacional fuerte y dinámica puede marcar la diferencia ante los competidores. La cultura corporativa define una personalidad realmente única. El resto de partes de una organización (productos, servicios, estrategias, marketing, incluso innovaciones) son factibles de ser replicados, pero los verdaderos identificadores de una empresa son los valores y normas de la organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Prefieres que hablemos?
Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto y
uno de nuestros expertos contactará contigo lo antes posible