IDavinci_Imagotipo_Horizontal

Transplante renal y ejercicio físico, el tándem perfecto

¿Sabías que el trasplante renal tiene un alto riesgo cardiovascular?

Esto es debido a la mayor prevalencia de factores de riesgo tradicionales y otros asociados a la enfermedad, como hábitos sedentarios, dificultades de movilidad, una dieta poco saludable… Y al final, como consecuencia los pacientes se ven afectados por una mayor morbilidad y mortalidad.

En pacientes con trasplante renal, se recomienda un estilo de vida saludable y actividad física moderada para mejorar la morbilidad general y la salud cardiovascular. No estamos hablando de convertirte en el rey/reina del gimnasio ni una dieta a base de zumos y lechuga, sino que el simple hecho de empezar a caminar e incrementar progresivamente el tiempo y la intensidad puede ser el comienzo para notar los beneficios del ejercicio y una vida activa.

Existen multitud de actividades como la natación, el ciclismo o cualquier máquina de ejercicio cardiovascular que pueden servir como medio para romper con el sedentarismo y mejorar la calidad de vida previa y posterior al trasplante.

Poniéndonos técnicos…

Poniéndonos técnicos esto se traduce, según un estudio basado en la medición de los MET (Metabolic Equivalent Task, es decir, la cantidad de energía consumida en reposo), en que las pautas recomendadas para los pacientes con enfermedad renal crónica son una cantidad de actividad física de al menos 30 minutos de actividad de intensidad moderada cinco veces por semana (mínimo 450 MET-minuto / semana). Debemos tener en cuenta que las actividades físicas se clasifican como sedentarias (<3.0 MET), moderadas (3.0 a 5.9 MET) o de intensidad vigorosa (>6.0 MET).

Los datos disponibles sugieren que la actividad física de los trasplantados renales es baja, ya sea al inicio o durante el trasplante renal, y esto puede estar asociado con resultados deficientes del paciente o del injerto.

Por ello podemos afirmar que la actividad física debe considerarse como una parte esencial del tratamiento médico para los receptores de trasplante renal. En Renal&Go, apostamos por una prescripción de ejercicio individualizada para cada persona con el de mejorar su calidad de vida.

Renal&Go es tu mejor aliado

Es importante no lanzarnos solos, sobre todo si tenemos una patología asociada, los ejercicios a realizar y la intensidad de éstos dependerá del estado físico previo, si nos encontramos en una fase previa al trasplante, en rehabilitación o tiempo después, de nuestra edad, peso… por eso siempre es aconsejable contar con la guía y supervisión de profesionales especializados.

Artículo del Blog de Trainsplant https://www.trainsplant.com/blog/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Prefieres que hablemos?
Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto y
uno de nuestros expertos contactará contigo lo antes posible