IDavinci_Imagotipo_Horizontal

Ejercicio físico y transplante: Consideraciones Importantes

Cada año se realizan más de 100.000 trasplantes de órganos sólidos en todo el mundo provocando un impacto significativo en la capacidad física y en la calidad de vida de las personas trasplantadas.

El ejercicio físico mejora la calidad de vida de las personas transplantadas

Está demostrado que la actividad física regular mejora la mayoría de las capacidades físicas básicas de este tipo de pacientes, aunque no alcanzan los valores observados en personas sanas salvo en escasas ocasiones. La necesidad de inmunosupresión constante, el propio proceso de la enfermedad y el estilo de vida sedentario que la mayoría de veces se adopta tras un proceso de transplante, pueden ocasionar una disminución de la capacidad física y, por consiguiente, una peor calidad de vida.

Aunque no vayamos a alcanzar el nivel previo, propio de personas sanas, no se debe menospreciar la importancia ni los resultados positivos que el ejercicio y la actividad física suponen, tanto en el estado físico general del trasplantado/a como en la constante evolución del mismo.

Hay que acudir siempre a un profesional

A pesar de los efectos demostrados por la actividad física, muchos pacientes de trasplante siguen siendo sedentarios hoy en día. A esto además, se le suma el hecho de no recibir la orientación necesaria, ya que la prescripción del entrenamiento se ve siempre condicionada por una serie de factores como la edad, el estado físico inicial, los medicamentos, los órganos trasplantados, la motivación y el ambiente familiar. Siempre debemos acudir a un profesional que nos diga qué podemos hacer y qué no, y de qué manera tenemos que hacer los ejercicio para que no sea contraproducente.

Concluyendo, y en contra de lo que muchas personas piensan, desde Renal&Go apostamos por siempre por el ejercicio físico o los entrenamientos tanto pre como pos trasplante. Lo más importante es estar bien guiado y controlado por profesionales especializados. Además, no solo es que se pueda hacer ejercicio, sino que es muy recomendable, ya que un estilo de vida sedentario se asocia directamente con distintas patologías que pueden empeorar la salud de las personas trasplantadas.

En Renal&Go apostamos siempre por un estilo de vida activo, dentro de las limitaciones físicas de cada persona. A través del «Machine Learning», te ofrece un plan de entrenamiento accesible y completamente personalizado y ajustado a tu patología renal. ¡Venga, anímate y descarga ya Renal&Go!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Prefieres que hablemos?
Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto y
uno de nuestros expertos contactará contigo lo antes posible