IDavinci_Imagotipo_Horizontal

5 Acciones para reducir la Huella de Carbono

En los últimos años, el término «Huella de Carbono» ha aparecido en las palabras y en los discursos de casi todos los líderes mundiales y de gran parte de la comunidad científica. La Huella de Carbono es un indicador que pretende señalar la totalidad de gases de efecto invernadero (G.E.I.) emitidos directa o indirectamente por un individuo, organización, evento, producto, etc.

¿Cuáles son los principales gases de efecto invernadero?

  • Ozono (O3): es un compuesto gaseoso, altamente oxidante, cuyo uso principal es la desinfección y desodorización del ambiente además de usarse para el tratamiento y purificación de aguas.
  • Dióxido de carbono (CO2): es un compuesto gaseoso que se genera por la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón o el gas natural.
  • Óxidos de nitrógeno (NOx): Los óxidos de nitrógeno son liberados al aire desde los tubos de escape de vehículos motorizados (sobre todo diésel) o de la combustión del carbón, petróleo o gas natural
  • Metano (CH4): Es 23 veces más potente que el CO2 y se encuentra en cantidades muy abundantes en el gas natural.
  • Clorofluorocarbonos (CFC): se usan como gases refrigerantes, agentes extintores y propelentes para aerosoles.
  • Vapor de agua (H2O): se obtiene por evaporación o ebullición del agua líquida o por sublimación del hielo.
  •  

    En definitiva, se trata de un indicador de sostenibilidad. En el caso de las empresas, con su cálculo se puede cuantificar el impacto de su actividad productiva, analizar la eficiencia de la empresa a la hora de usar sus recursos y, además, determinar las medidas ecológicas más adecuadas para reducir su impacto ambiental.

    5 acciones para reducir la Huella de Carbono

  • Medir el estado de las emisiones de la organización. El cálculo de la huella de carbono de una organización es una herramienta con una doble finalidad: reducir los costes que implica el consumo de energía para iluminación, climatización, calefacción y transporte y, por otro lado, contribuir a la reducción de las emisiones de G.E.I. y a una mayor concienciación medioambiental.
  • Reducir el consumo de materias primas, energía o de productos
  • Reducir o adaptar la movilidad de los trabajadores y el transporte de mercancías. Si quieres saber cómo consulta nuestro artículo de la Logística Verde.
  • Compensar la huella de carbono realizando una aportación económica voluntaria a proyectos que consiguen reducir una cantidad de CO2 equivalente. Un ejemplo de esta compensación es la «Ayuda a la Reforestación de los bosques» a escala nacional.
  • Apostar por el abastecimiento sostenible; es decir, conseguir bienes o materias primas bajo unos principios sociales y ambientales que aporten un valor ecológico a la organización.
  • En definitiva, la Huella de Carbono equivale a la marca que dejamos en el planeta (individual o colectivamente) además de ser uno de los grandes responsables del cambio climático. Una realidad irreversible que requiere medidas firmes y urgentes.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Prefieres que hablemos?
    Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto y
    uno de nuestros expertos contactará contigo lo antes posible