IDavinci_Imagotipo_Horizontal

Guía para empleados: Las 10 soft skills más demandadas en 2022

Las habilidades blandas o «soft skills» son aquellas que forman parte de la personalidad del trabajador. Se tratan de características que no han sido aprendidos mediante la formación. Las soft skills hacen referencia a una serie de habilidades con las que cuenta cada persona y que puede hacer uso de ellas de manera directa e indirecta con repercusiones positivas en el desempeño de su trabajo.

En el mundo laboral, resulta muy difícil destacar y mantenerse si no se dispone de un conjunto de soft skills que sean efectivas. Aunque existen ciertos puestos de trabajo que requieren de expertos altamente cualificados y no tanto de personas con soft skills, no es el caso más común. Saber trabajar en equipo, tener dotes comunicativas y talento organizativo son habilidades mucho más demandadas.

Las 10 soft skills más demandadas

Liderazgo: el liderazgo natural está muy bien valorado en el mundo empresarial, el ser capaz de tomar la responsabilidad de un proyecto o de un proceso hace a ese empelado valioso.

Curiosidad: la curiosidad implica positividad e interés por lo que uno está haciendo, por lo tanto es una habilidad que la organización valora, ya que se puede obtener un rendimiento extra de ese trabajador.

Atención al cliente: tener buena relación o saber manejar las conversaciones con los clientes da un plus a la organización y hace que la imagen de esta sea positiva.

Resolución de problemas: La capacidad de resolución de los problemas es una habilidad que le da a la organización un extra en productividad y en imagen.

Asimilar la presión: trabajar con presión es muy común, la dependencia de la organización de los empleados en estas situaciones es máxima. Es por ello que tener la capacidad de hacer un buen trabajo bajo presión.

Flexibilidad: este aspecto es vital ya que en un día de trabajo o en una semana puede haber tareas nuevas, compañeros nuevos u objetivos nuevos y es necesario que el empleado sepa adaptarse a todo ello.

Resiliencia: Es muy valorable que los empleados estén preparados para el éxito al comprometerse con sus elecciones y luego llevarlas a cabo.

Comunicación: los comunicadores capaces pueden ajustar su tono y estilo de acuerdo con su audiencia, comprender y actuar eficientemente según las instrucciones, y explicar problemas complejos a colegas y clientes por igual.

Inteligencia emocional: conocer las emociones propias y las de los compañeros es vital a la hora de crear un ambiente positivo y de tener una buena sinergia de trabajo.

Descaro positivo: Ser valiente al ofrecer la opinión sobre los próximos pasos y decisiones en lugar de mirar a otros para que le digan qué hacer, mostrará su compromiso y coraje para ser un solucionador de problemas y un buscador de soluciones.

Diferencia entre habilidades blandas y habilidades duras

Las habilidades duras son aquellas que se pueden aprender y que serían las que cualquier trabajador pondría en su CV. Las habilidades duras serían: los idiomas que se conocen, los títulos que se poseen o el uso de programas de ordenador, entre otras muchas.

Por otro lado, las habilidades blandas o soft skills serían las que hemos comentado antes. Es por ello que la diferencia más significativa entre las habilidades blandas y las duras es que mientras que la mayoría de competencias duras se pueden enseñar a un empleado, las soft skills son más propias de la forma de ser del trabajador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Prefieres que hablemos?
Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto y
uno de nuestros expertos contactará contigo lo antes posible